ITV de motos, todo lo que necesitas saber

A pesar de que no todo el mundo ve con buenos ojos tener que pasar la ITV, la realidad es que se trata de una forma de asegurarse que los vehículos que están circulando cuentan con todas las condiciones para hacerlo de forma segura. Lo mismo sucede con las motos, por lo que os vamos […]

A pesar de que no todo el mundo ve con buenos ojos tener que pasar la ITV, la realidad es que se trata de una forma de asegurarse que los vehículos que están circulando cuentan con todas las condiciones para hacerlo de forma segura. Lo mismo sucede con las motos, por lo que os vamos a resolver las preguntas más frecuentes.

Cuándo se pasa la ITV a una moto

La periodicidad de la ITV entre coches y motos es similar pero no es exactamente igual. En ambos casos, a los 4 años de haber comprado y matriculado la moto hay que pasar la primera inspección, dos años más tarde la siguiente (es, decir, a los 6 años de haber comprado y matriculado) y así cada dos años. Por tanto, serían a los 4 años de comprar y matricular, a los 6, 8, 10, así sucesivamente.

La diferencia es que en el coche, tras los primeros 10 años de matriculación tienen que pasar la ITV de forma anual.

Actualmente, las motos de menos de 50cc también tienen que pasar la ITV. En este caso, los ciclomotores pasan la ITV a los 3 años de la primera matriculación y después cada dos años, igual que las motos.

Si hablamos de cuadriciclos ligeros y quads es igual que en las motos, tras los primeros cuatro años de matriculación se hace la primera inspección, después cada dos años.

¿Qué revisan en la ITV?

Para muchísimas personas, tener que llevar su vehículo a pasar la inspección supone un momento de tensión por saber si está en buenas condiciones o si va a tener que llevarlo al taller, con el gasto que supone. Pero, como mencionábamos anteriormente, todo lo que se revisa en una ITV es para comprobar que la moto se encuentra en buenas condiciones para poder circular con seguridad, que los elementos que la componen están homologados y que el kilometraje no ha sido adulterado.

Para ello, van a comprobar el estado de elementos internos y externos de la moto:

  • La matrícula
  • El número de chasis
  • La carrocería
  • La señalización
  • El alumbrado
  • Dirección
  • Suspensión
  • Neumáticos
  • Frenos
  • Que no haya holguras
  • Emisión de gases contaminantes
  • Índice de ruido
  • El estado de motor (aceite, corrosión, combustible, instalación eléctrica)

Se evaluará y determinará el estado de cada uno de estos elementos en función de correcto, defectos leves o defectos graves. En el caso de que tu moto cuente con algún defecto grave tendrás que subsanarlo en el taller en un plazo máximo de dos meses, y después tendrás que volver a pasar la ITV para que den el visto bueno, pues una declaración de este tipo implica que hay un fallo de seguridad o hacia el medio ambiente de relevancia. En el caso de que lo hagas en un tiempo de 15 días, no tendrás que volver a pagar la ITV.

Una vez que hayan examinado la moto te dirán si ha supuesto ITV favorable, ITV desfavorable e ITV negativa. La ITV favorable, como su nombre indica, es que todo está perfectamente. La desfavorable es que puedes circular con tu vehículo hasta el taller para que puedan arreglar lo indicado en la inspección, mientras que la ITV negativa implica que tu moto solo puede ser movida por una grúa.

¿Dónde pasar la ITV?

La realidad es que hoy día existen multitud de centros donde puedes llevar tu moto para pasar la ITV, tienes desde ITV en Canarias, a Madrid, Cuenca o Valladolid, por nombrar algunas. Eso sí, te recomendamos que te informes si en el centro que has escogido hay que reservar con cita previa, lo que te va a asegurar no tener que hacer colas y elegir el horario que mejor te viene.

5
5.00 - 1 Voto
Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar