Escrito por Tendenzias

Motores de 2 tiempos, principios básicos (admisión)

La fase de admisión debe empezar cuando la presión del cárter sea inferior a la atmosférica: esto es lo que determina la cota de apertura de un motor con válvula de disco. Se debe cerrar la lumbrera cuando la presión del cárter supere la atmosférica, y esto ya depende mucho más de la velocidad de giro del motor. El punto débil de las máquinas con admisión controlada por la falda del pistón es que las cotas de apertura y cierre de la admisión controlada tienen que ser simétricas respecto al p.m.s (punto muerto superior). Los motores con admisión por válvula giratoria pueden abrir y cerrar la admisión cuando quiera el diseñador, y es fácil modificarlo.

Los motores con admisión por láminas (en los que una válvula con láminas flexibles impide el retroceso de gases por la entrada de los mismos) permiten, en la práctica, un reglaje variable en toda la gama de velocidades del motor.

Se diseñaron en primer momento para evitar el retroceso de gases, y las láminas permitieron un funcionamiento a regímenes elevados sin grandes perdidas a velocidades de giro menores. Esto funcionaba bien en los motores de los karts y en motos de trial en las que era importante disponer de una flexibilidad a regímenes menores y una buena banda de potencias. No servía de mucho a velocidades de giro elevadas, porque el bloque de láminas suponía una restricción física. Los investigadores mejoraron todo esto, sobre todo los de Yamaha, hasta que por último los motores con admisión por láminas llegaron a tener la misma eficiencia a regímenes altos y seguían disponiendo de bandas de potencia anchas.

En algunos, la lumbrera de admisión permanece abierta en los 360 grados de giro, y la válvula de láminas controla completamente la admisión. Dado que la válvula sólo se abre cuando la presión del cárter sube por encima de la atmosférica, y dado además que es más fácil construir un motor de admisión por láminas que uno por válvula de disco, no es difícil comprender por qué se han hecho tan populares las válvulas de láminas.

El aumento del tiempo de apertura de la admisión, y el mayor aerodinamismo de la lumbrera, permitirán un mejor flujo de los gases y un flujo más sostenido a regímenes mayores.

La labor de Yamaha con las válvulas de láminas permitió mejores resultados a regímenes elevados, así como más revoluciones de las que permitían las láminas en una primera época. Consiguieron esto a base de establecer las dimensiones las frecuencias más adecuadas de los pétalos para los regímenes punta deseados para el motor. También aprovecharon la cámara que queda detrás de la válvula de láminas para mejorar el barrido de gases, conectándola con una lumbrera de carga adicional (“séptima”). Esto proporcionaba un flujo adicional de gases al cilindro, y también aliviaba la presión sobre la parte trasera de la válvula, lo que hacia que se abriese más rápidamente al empezar el ciclo siguiente.

Por último, la longitud del paso o conducto de admisión puede ser importante, ya que está sujeto a ondas de presión al abrirse la lumbrera, o al empezar a llevarse la válvula de láminas, acelerará el proceso de la admisión. Ya que las ondas de presión se desplazan a la velocidad del sonido por los gases, el momento de su llegada dependerá de dicha velocidad y de la longitud del conducto.

Información relacionada: Motores de 2 tiempos, principios básicos (1) / Motores de 2 tiempos, principios básicos (2) / Motores de 2 tiempos, principios básicos (3) / Motores de 2 tiempos, principios básicos (el flujo de gases)

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos